Siento...

Dolor de Cabeza

Dolor de Cabeza

Dolor de cabeza o cefalea tensional

Prácticamente todas las personas han tenido dolor de cabeza o cefalea, alguna vez en la vida. La cefalea es uno de los motivos más frecuentes de ausencia al trabajo o a la escuela y puede interferir mucho con las actividades de la vida diaria. De los distintos tipos de cefalea , la cefalea tensional es el más común en los adultos: afecta aproximadamente a tres cuartas partes de la población general.

Se la conoce también como cefalea tensional, por contracción muscular, por estrés, esencial y otros nombres. La cefalea tensional no es causada ni tiene relación con ninguna enfermedad subyacente. La causa no está aclarada por completo, pero se considera que el origen es muscular. El dolor aparece debido a la contracción sostenida o tensión constante en los músculos del cuero cabelludo, el cuello o los hombros, que son estructuras sensibles.

El estrés es el factor que más se asocia con la cefalea tensional; también es común que haya depresión y ansiedad. Es más probable que usted tenga cefalea tensional si el trabajo es excesivo, no descansa lo suficiente, saltea alguna de las comidas del día o consume alcohol en exceso. También sostener posturas que generan tensión en el cuello ( al leer o cuando sostiene el teléfono entre el hombro y el oído), puede causar cefalea.

Es habitual que las situaciones irritantes de todos los días sean las que agotan la capacidad de sobrellevar el estrés cotidiano y desencadenen la cefalea. Así, los desencadenantes de dolor de cabeza suelen ser: estrés – mala postura - falta de descanso y fatiga - hambre – problemas visuales. El objetivo del tratamiento es aliviar el dolor en el momento en que ya está presente y prevenir la recurrencia o repetición. Durante un episodio de dolor, usted puede sentir alivio con analgésicos, como Kitadol®. Para evitar nuevos episodios es importante aprender a relajarse y modificar los hábitos de vida que predisponen a la cefalea.

Super -K te recomienda

Mantenga sus horarios de sueño (ir a la cama y despertarse), incluso los fines de semana.

Haga ejercicio regularmente.

Coma a intervalos regulares, no se “salte” ninguna comida principal del día.

Lleve una alimentación saludable y beba abundante agua todos los días.

Evite el exceso de cafeína.

Productos relacionados

¿Dónde lo encuentro?

Buscar